EL ACOSO LABORAL O MOBBING

  1. ¿Qué es?
  2. Orígen del término
  3. 60 formas de acoso laboral
  4. Perfil del acosador
  5. Tipos de acoso
  6. Fases del acoso laboral
  7. Combatir el mobbing – ¿cómo actuar?
  8. Consecuencias del acoso laboral
  9. Test de mobbing
  10. Otras formas de llamarlo
  11. Links de interés

¿QUÉ ES ACOSO LABORAL?


El acoso laboral o "mobbing" (del inglés "to mob": acosar, atacar en masa), también llamado a veces bullying laboral en algunos países (como México o Chile), es una forma de maltrato laboral, principalmente psicológico o moral, que se caracteriza por un hostigamiento persistente, sistemático y continuo sobre el trabajador de diferentes formas.

Aunque el acosador o acosadores en general no hacen uso de la violencia física, en algunos casos sí se han reportado casos de mobbing con agresión. Sin embargo, la mayoría de las veces no es necesario el uso de la violencia física para hundir a la víctima en la peor de las pesadillas.

El maltrato psicológico al que se ve sometido la víctima puede incluír burlas, falsos rumores, amenazas, exclusión, desprecios y muchas otras formas de maltrato, como veremos más adelante.

Por otra parte, el acoso puede provenir de uno o varios compañeros, por parte de los jefes o superiores (en cuyo caso hablamos de "bossing" - del inglés "boss": jefe) e incluso puede provenir, aunque con mucha menor frecuencia, por parte de subordinados.

El mobbing es una importante fuente de estrés laboral que puede llegar a cronificarse en forma de Síndrome de Burnout (cuando la víctima no puede o no quiere abandonar su puesto de trabajo), e incluso es relativamente frecuente entre quienes han padecido mobbing el desarrollo del denominado trastorno de estrés postraumático, un tipo de estrés crónico muy perjudicial.

Técnicamente, aunque dentro del mobbing se incluyen todas aquellas prácticas de maltrato psicológico en las que la víctima es hostigada por uno o varios individuos, es comúnmente aceptado que cuando hablamos de mobbing nos estamos refiriendo al de tipo laboral.

Volver arriba.

ORIGEN DEL TÉRMINO


El término mobbing fue empleado por primera vez en 1966 por Konrad Lorenz (1903-1989), zoólogo de origen austriaco, que se especializó en el estudio del comportamiento animal. Lorenz descubrió que ante la presencia de un depredador algunos animales reaccionaban atacándolo en grupo para defenderse (lo que se conoce como mobbing animal).

En 1972, el médico sueco Peter-Paul Heinemann (1931-2003), utilizó este concepto para referirse al comportamiento destructivo y abusivo que presentaban algunos grupos de niños contra otro compañero (lo que conocemos actualmente como acoso escolar o bullying).

La primera aplicación del término mobbing en el entorno laboral se dió durante la década de los 80 de la mano del psicólogo y profesor de origen alemán Heinz Leymann (1932-1999), que inició una investigación sobre este tipo de comportamiento en el lugar de trabajo, basándose en algunos casos de intento de suicidio que se habían producido entre enfermeras y cuyo origen parecía ser laboral.

Leymann descubrió que el mobbing provocaba con relativa frecuencia en sus víctimas trastorno de estrés postraumático y logró tratar con éxito a muchos afectados por dicho síndrome de estrés crónico en su clínica de Suecia.

Gracias a sus investigaciones, Leymann logró que el estudio e investigación del mobbing alcanzaran una amplia divulgación a nivel internacional. Además, desarrolló el que denominó Leymann Inventory of Psychological Terror (LIPT) (Inventario de Leyman del Terror Psicológico en español), un cuestionario dicotómico (sí o no) de 45 ítems que analiza las 45 posibles causas o formas de mobbing.

A continuación veremos una aproximación a la ampliación sobre dicha obra realizada por investigadores del Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática de Madrid, en la que se añaden 15 nuevas formas de acoso laboral (LIPT-60).

Volver arriba.

60 FORMAS DE ACOSO LABORAL1


Según Leymann, existen 45 posibles formas de mobbing o acoso en el trabajo, que se dividen en 5 grandes grupos:

Limitar la comunicación de la víctima:

No se deja que la víctima se exprese, por ejemplo se le interrumpe constantemente, se le critica cuando habla o bien se le grita, interrumpiendo su comunicación y haciéndola unidireccional.

Limitar su contacto social:

El aislamiento social es otra de las formas más habituales de mobbing. Por ejemplo se prohíbe a sus compañeros hablar con la víctima, se le retira la palabra deliberadamante, actuando como si no existiera e incluso se le aísla físicamente del resto de sus compañeros en un lugar a parte.

Atacar a la reputación personal de la víctima:

En esta categoría se incluirían los comentarios hirientes, burlas o bromas sobre la víctima, sobre su forma de actuar o expresarse, orígenes, familia, etc.

Otra táctica habitual son los falsos rumores y difamaciones, que los acosadores se encargan de hacer circular por el entorno de trabajo con el fin de hundir su reputación.

Desacreditar prefesionalmente a la víctima:

Otra forma frecuente de maltrato laboral consiste en asignar a la víctima labores muy por encima o muy por debajo de sus capacidades profesionales, con el fin de desacreditar sus competencias profesionales. Además, en muchos casos se obliga a la víctima a realizar tareas absurdas e improductivas o se le obliga a simplemente no hacer nada.

Perjudicar su salud física:

En esta categoría se incluirían por ejemplo las agresiones físicas a la víctima en el lugar de trabajo o la obligación de realizar tareas insalubres o peligrosas.


Tras la ampliación realizada en el LIPT-60, la lista completa de las posibles causas de mobbing es la siguiente:

  1. Sus superiores no le dejan expresarse o decir lo que tiene que decir.
  2. Le interrumpen cuando habla.
  3. Sus compañeros le ponen pegas para expresarse o no le dejan hablar.
  4. Le gritan o le regañan en voz alta.
  5. Critican su trabajo.
  6. Critican su vida privada.
  7. Recibe llamadas telefónicas amenazantes, insultantes o acusadoras.
  8. Se le amenaza verbalmente.
  9. Recibe escritos y notas amenazadoras.
  10. No le miran, o le miran con desprecio o gestos de rechazo.
  11. Ignoran su presencia, no responden a sus preguntas.
  12. La gente ha dejado o está dejando de dirigirse o de hablar con usted.
  13. No consigue hablar con nadie, todos le evitan.
  14. Le asignan un lugar de trabajo que le mantiene aislado del resto de sus compañeros.
  15. Prohíben a sus compañeros que hablen con usted.
  16. En general, se le ignora y se le trata como si fuera invisible.
  17. Le calumnian y murmuran a sus espaldas.
  18. Hacen circular rumores falsos o infundados sobre usted.
  19. Le ponen en ridículo, se burlan de usted.
  20. Le tratan como si fuera un enfermo mental o lo dan a entender.
  21. Intentan obligarle a que se haga un examen psiquiátrico o una evaluación psicológica.
  22. Se burlan de alguna deformidad o defecto físico que pueda tener.
  23. Imitan su forma de andar, su voz, sus gestos para ponerle en ridículo.
  24. Atacan o se burlan de sus convicciones políticas o de sus creencias religiosas.
  25. Ridiculizan o se burlan de su vida privada.
  26. Se burlan de su nacionalidad, procedencia o lugar de origen.
  27. Le asignan un trabajo humillante.
  28. Se evalua su trabajo de manera parcial, injusta y malintencionada.
  29. Sus decisiones son siempre cuestionadas o contrariadas.
  30. Le dirigen insultos o comentarios obscenos o degradantes.
  31. Sufre acercamientos, insinuaciones o gestos sexuales no deseados.
  32. No se le asignan nuevas tareas, no tiene nada que hacer.
  33. Le cortan sus iniciativas, no le permiten desarrollar sus ideas.
  34. Le obligan a hacer tareas absurdas o inútiles.
  35. Le asignan tareas muy por debajo de su competencia.
  36. Le sobrecargan sin cesar con tareas nuevas y diferentes.
  37. Le obligan a realizar tareas humillantes.
  38. Le asignan tareas muy dificiles o muy por encima de su preparación, en las que es muy probable que fracase.
  39. Le obligan a realizar trabajos nocivos o peligrosos.
  40. Le amenazan con violencia fisica.
  41. Recibe ataques físicos leves, como advertencia.
  42. Le atacan físicamente sin ninguna consideración.
  43. Le ocasionan a propósito gastos para perjudicarle.
  44. Le ocasionan daños en su domicilio o en su puesto de trabajo.
  45. Recibe agresiones sexuales físicas directas.
  46. Ocasionan daños en sus pertenencias o en su vehículo.
  47. Manipulan sus herramientas (por ejemplo, borran archivos de su ordenador).
  48. Le sustraen algunas de sus pertenencias, documentos o herramientas de trabajo.
  49. Se someten informes confidenciales y negativos sobre usted, sin notificarle ni darle oportunidad de defenderse.
  50. Las personas que le apoyan reciben amenazas, o presiones para que se aparten de usted.
  51. Devuelven, abren o interceptan su correspondencia.
  52. No le pasan las llamadas, o dicen que no está.
  53. Pierden u olvidan sus encargos, o los encargos para usted.
  54. Callan o minimizan sus esfuerzos, logros, aciertos y méritos.
  55. Ocultan sus habilidades y competencias especiales.
  56. Exageran sus fallos y errores.
  57. Informan mal sobre su permanencia y dedicación.
  58. Controlan de manera muy estricta su horario.
  59. Cuando solicita un permiso o actividad a la que tiene derecho se lo niegan o le ponen pegas y dificultades.
  60. Se le provoca para obligarle a reaccionar emocionalmente.

Sin embargo, la modificación realizada en el LIPT-60 no se limita a ampliar las posibles formas de acoso laboral, sino que profundiza en la frecuencia e intensidad con que dichas formas de acoso se manifiestan y distingue 6 nuevas subescalas de acoso. Si lo desea, puede acceder al trabajo completo del LIPT-60 en pdf.


(1) Gonzalez de Rivera, JL y Rodríguez-Abuin, MJ: Cuestionario de estrategias de acoso en el trabajo. El LIPT-60. Editorial EOS, Madrid, 2005.

Volver arriba.

PERFIL DEL ACOSADOR


Entre las características mas habituales de un acosador laboral, encontramos algunas como las siguientes:

Mentiroso:

El acosador suele ser un mentiroso compulsivo con una amplia experiencia en el arte de la invención y no dudará en idear cualquier artificio para dañar la reputación personal o profesional de la víctima, extendiendo falsos rumores o bulos.

Carente de empatía:

El acosador es incapaz de "ponerse en el lugar del otro" o compartir sus sentimientos.

Experto manipulador:

Suele tratarse de una persona con gran facilidad para ganarse la confianza de los demás y manipularlos a su antojo, gracias a su habilidad en el uso de la palabra y su capacidad de persuasión.

Envidioso, inseguro y mediocre:

La envidia y la inseguridad suelen ser otras de las características de los acosadores. Es habitual que las competencias, inteligencia o capacidades de la víctima sean superiores a las suyas y que vea en ello una amenaza que pueda perjudicar sus intereses o hacerle quedar en evidencia frente a los demás. Es por ello que no dudará en utilizar estrategias de acoso encaminadas a ocultar o desviar la atención sobre su propia incompetencia.

Egoísta:

Los acosadores suelen ser personas egoístas y con una minusvalía moral importante. Para ellos lo más importante son ellos mismos, y no dudarán en pasar por encima de quién sea para obtener el más ridículo de los beneficios, aún cuando dicho beneficio implique destruír psicológicamente a otra persona.

Perverso:

Se trata sin duda de la característica más peligrosa en un acosador, especialmente cuando se trata de nuestro superior. Cuando la minusvalía moral que padece es extrema, realmente disfruta haciendo sufrir a los demás y no dudará en humillar, ridiculizar, difamar o amenazar para satisfacer su necesidad de control y dominación sobre la víctima.

Volver arriba.

TIPOS DE ACOSO LABORAL


Existen diversos tipos de acoso laboral en función de la posición jerárquica de los acosadores y de las características de la víctima:

En función de la relación jerárquica entre víctima y acosador/es:

Acoso horizontal (ALH):

Se da cuando los acosadores o maltratadores se encuentran en la misma posición jerárquica que la víctima, es decir, son compañeros de trabajo.

Un ejemplo típico sería el de aquel trabajador que acaba de entrar en una empresa y posee unas habilidades o espiritu trabajador que el resto de compañeros ven como una amenaza frente al modo establecido de hacer las cosas.

Acoso vertical descendente (ALV descendente o Bossing):

Se produce cuando el maltratador se encuentra por encima de la víctima a nivel jerárquico, es decir cuando uno o más jefes aplican acoso laboral sobre uno o más subordinados. Un ejemplo típico sería el de un jefe que quiere provocar una baja voluntaria por parte del trabajador para ahorrarse el dinero del despido, por lo que tratara de minar su autoestima con todos los recursos de que disponga.

Acoso vertical ascendente: (ALV ascendente o mobbing inverso):

Aunque mucha menos frecuencia, se da cuando la víctima del acoso se encuentra por encima en la escala jerárquica. Puede darse cuando los subordinados no aceptan por alguna razón a la persona que han colocado a su cargo. Un estilo de liderazgo demasiado débil o demasiado autoritario en ocasiones puede estar detrás de este tipo de acoso. Incluso se han dado casos en los que los propios subordinados ejercen mobbing sobre su superior amenazándole con denunciarle fálsamente por acoso laboral.

Acoso multidireccional:

Se da cuando se combinan dos o más de las anteriores tipologías. Un ejemplo típico sería cuando tanto la dirección de la empresa como los propios trabajadores quieren provocar un despido.

En función de la motivación del acosador o acosadores:

Otra clasificación posible es la que hace referencia a la motivación en que se apoya el mobbing. En ocasiones también se pueden dar varias motivaciones de forma simultánea:

ACOSO LABORAL POR MOTIVOS ECONÓMICOS:

Es una forma de mobbing en la que dicha conducta forma parte de la estrategia del jefe o de la empresa, con un objetivo claramente económico.

Acoso laboral para provocar el despido voluntario:

Se trata de uno de los casos más habituales de mobbing y es aquel en el que se quiere provocar la baja voluntaria del trabajador para ahorrarse el dinero de un despido improcedente, por lo que se intenta por todos los medios destruír la autoestima de la víctima con el objetivo final de que abandone el puesto voluntariamente.

Acoso laboral maternal:

Es una forma de acoso laboral particularmente nociva y cruel consistente en acosar a una mujer que ha sufrido un embarazo para servir de ejemplo y amenaza al resto de sus compañeras, evitando así que accedan a una baja por maternidad. Como es lógico, más de una se lo pensaría dos veces antes de quedarse embarazada tras ser testigo de las circunstancias de su compañera. En muchas ocasiones también se persigue el despido voluntario.

ACOSO LABORAL POR OTRAS CAUSAS:

Acoso laboral por conflictos personales:

Es una forma de mobbing en la que la víctima es maltratada debido a algún conflicto, discrepancia o discusión que la víctima ha tenido con su acosador o acosadores.

Acoso laboral por placer:

La personalidad dominante, perversa y manipuladora de algunas personas las lleva a maltratar psicológicamente a otros, por pura diversión o para satisfacer sus más retorcidos instintos.

Para estas personas, someter, humillar y hundir psicológicamente a su víctima les hace sentir bien. Aunque en ocasiones maltratan a la víctima sin que haya testigos, no les resulta difícil encontrar cómplices rápidamente, dada su facilidad para ganarse la confianza de los demás y manipularlos a su antojo.

Acoso laboral sexual:

Es un tipo de acoso por motivaciones sexuales, sin embargo en ocasiones la motivación no es únicamente sexual o simplemente se persigue humillar y hacer sufrir a la víctima. Aunque los acosadores sexuales suelen ser hombres, también se han reportado algunos casos de mujeres acosadoras.

Los acosadores suelen aprovechar su situación jerárquica sobre la víctima, o bien aprovecharse de su precariedad laboral o falta de recursos para cometer sus actos.

Entre las formas más comunes de acoso sexual encontramos comentarios sexistas, tocamientos no consentidos e incluso intentos de agresión sexual o chantajes en los casos más graves.

Dadas sus particularidades, algunos autores sugieren establecer una clara distinción entre el acoso laboral ordinario o mobbing y el acoso laboral sexual. Si desea obtener más información le recomendamos visitar esta página.

Volver arriba.

FASES DEL ACOSO LABORAL


Las fases del mobbing pueden presentar variaciones en función de cada caso específico e incluso algunas de las fases pueden solaparse en el tiempo con otras, sin embargo, los expertos consideran que en las fases que veremos a continuación son lo suficientemente sistemáticas y frecuentes como para diferenciarlas:

Fase de conflicto:

Aunque no en todos los casos (véase el ejemplo del mobbing por placer), es habitual que el origen del acoso sea un conflicto directo entre víctima y acosador. Puede tratarse por ejemplo de una discusión de trabajo, un malentendido o algún tipo de conflicto de intereses (económico o de otro tipo).

Fase de seducción:

Cuando un grupo acosa a un individuo, siempre suele haber un iniciador, que es una persona con gran facilidad para manipular a los demás y ganarse su confianza. Aunque esta fase no necesariamente tiene lugar en todos los casos, sí es frecuente que el acosador comience ganándose la confianza de su futura víctima o la de su entorno más próximo, con el objetivo de poder manipularlo más adelante. También es habitual que el acosador recopile toda la información personal de la víctima que pueda conseguir, para poder atacarla más adelante.

Fase de exploración:

En ocasiones, al principio la víctima no percibe el acoso inmediatamente, ya que durante esta fase el acosador pone a prueba la capacidad de defensa y reacción de la víctima mediante pequeños ataques, muchas veces sutiles. Algunos ejemplos pueden ser ignorar un saludo, pequeñas faltas de respeto como "en broma", insinuaciones, indirectas, etc.

Fase de ataque sistemático:

Es la fase principal del mobbing y se caracteriza por un ataque sistemático y continuo sobre la víctima en el que se busca destruír su autoestima, su reputación e incluso su salud física. Todas las estrategias que vimos anteriormente pueden sucederse en esta fase y es habitual que se inventen rumores o bulos sobre su vida privada, su falta de competencias laborales o su forma de hacer las cosas. Cuando llega esta fase, el iniciador ya ha logrado ganarse la confianza del entorno de la víctima, por lo que le es sencillo manipular a la gente a su antojo y poner a todo el mundo en contra de la víctima.

Fase de resolución:

La víctima, en muchos casos, finalmente se da por vencida. El acoso psicológico al que es sometida es tal, que puede llegar a abandonar voluntariamente el puesto de trabajo, e incluso se reportan muchos casos de suicidio y estrés postraumático como consecuencia directa del mobbing.

Si usted cree que puede estar siendo sometido a acoso en el trabajo, no se dé por vencido y consulte a continuación nuestra guía de consejos sobre cómo actuar frente al mobbing. ¡Mucho ánimo!

Volver arriba.

COMBATIR EL MOBBING – ¿CÓMO ACTUAR?


A continuación le mostramos una guía sobre cómo combatir el mobbing, qué se debe y qué no se debe hacer, como recopilar pruebas y cuándo contactar con un abogado.

Consiga pruebas:

Probablemente se trata del paso más importante. Ante un caso de acoso laboral, usted debe saber que tiene derecho a denunciar.

En primer lugar, antes de hacer nada más, es una buena idea contactar con un abogado laboral para obtener un asesoramiento profesional sobre cómo actuar, ya que la legislación puede variar de unos países a otros.

En segundo lugar, siempre teniendo en cuenta los consejos que le ha dado su abogado, proceda a recopilar todas las pruebas que pueda. Algunas ideas al respecto:

AVISO IMPORTANTE: Tenga en cuenta que la legislación de su país puede impedirle recopilar determinadas pruebas o realizar determinadas prácticas sin infringir la ley, por lo que le recomendamos consultar la legislación de su país o contar con el apoyo de un abogado especializado en derecho laboral antes de lanzarse a recopilar pruebas. Por otra parte, algunos tribunales de justicia podrían no dar validez a determinadas pruebas e incluso volverlas en su contra, de ahí la importancia de contar con el apoyo de un profesional.

  1. Lleve un grabador de voz en el bolsillo, siempre funcionando.
  2. Grabe las conversaciones telefónicas (existen muchas aplicaciones gratuitas para smartphones que le permiten hacerlo, por ejemplo Call Recorder). Puede incluso probar a tender una trampa a su acosador y dejar que él mismo se incrimine con sus palabras.
  3. Realice fotografías o vídeos que demuestren el acoso.
  4. Recopile cualquier nota o manuscrito amenazante, carta, documento o email que pueda servirle como prueba de los hechos.
  5. Intente conseguir testigos de los hechos.

Una vez haya recopilado una cantidad suficiente de pruebas sobre el hostigamiento laboral al que está siendo sometido, es hora de formalizar una denuncia contra el acosador o acosadores ante las autoridades competentes, asesorado de ser posible, por un buen abogado laboral.

Si usted gana el juicio, muy probablemente tendrá derecho a una indemnización por mobbing.

Para los residentes en México, recomendamos ver este vídeo, en el que se entrevista a dos abogados laborales especializados en mobbing, que le darán algunos consejos sobre cómo actuar.

Más consejos sobre cómo actuar frente al acoso:

No reaccione con violencia:

Por supuesto, si su integridad física se ve amenazada, esta en su legítimo derecho de defenderse, sin embargo, en general no es una buena idea reaccionar con violencia frente a las provocaciones, pues no estaría sino dando más poder a su acosador, al apropiarse del rol de víctima frente a los demás.

No malgaste su energía en discusiones:

Muchas veces el acosador persigue irritar a la víctima con discusiones absurdas. Simplemente no merece la pena seguir su juego. Pruebe a ignorarle y busque algo más interesante en lo que perder el tiempo.

No se irrite, utilice el sentido del humor:

El sentido del humor es su aliado. Algo que suele irritar a todo acosador es observar que sus actos parecen no tener efecto sobre usted, e incluso más aún que usted los encuentre graciosos.

¿Cuando usted llega por la mañana y da los buenos días nadie le contesta? Sígalo haciendo, y si es con una sonrisa, mejor. Ante otro tipo de situaciones en las que se le falte al respeto de un modo más evidente, puede contestar con alguna frase afilada del tipo: "Vaya, veo que alguien olvidó tomar sus pastillas esta mañana", o "vaya, parece que alguien no ha (lo que sea) en mucho tiempo". Pero sobre todo no lo diga con un tono de voz que le haga parecer irritado, simplemente dígalo como si le pareciera gracioso y siga a lo suyo.

Procure hablar con el acosador delante de otras personas:

En algunos casos, hablar con el acosador delante de otras personas puede ser una buena idea. Por ejemplo si el acosador ha extendido un falso rumor sobre un fallo que usted ha cometido, pídale detalles concretos sobre dicho fallo, si incurre en contradicciones quedará expuesto frente a los demás.

No lo mantenga en silencio:

Aunque no siempre sea fácil, intente buscar aliados entre sus compañeros e incluso busque apoyo de un psicólogo que le ayude a expresar y liberar sus emociones.

Aprenda a canalizar su ira:

El odio es una emoción que puede tener consecuencias muy negativas para nuestra salud. Una buena forma de canalizar el odio es a través del deporte. Existen determinados deportes, como las artes marciales, que son especialmente útiles a la hora de canalizar la ira y aprender a contener nuestros impulsos. El simple hecho de saber que tenemos los recursos necesarios para defendernos si fuera necesario, nos permite actuar con mayor calma frente a situaciones que antes nos superaban y disparaban nuestra agresividad.

Aprenda una técnica de relajación:

Otra buena idea que debería poner en práctica es la de aprender alguna técnica de relajación, como la meditación o el yoga. Se trata de prácticas con numerosos beneficios para la salud, que nos harán sentir mejor, con mayor sensación de control y energía. Algunos de los beneficios de las técnicas de relajación:

  • Mejora de la autoestima y del estado de ánimo.
  • Mejora del sistema inmune.
  • Aumento de la productividad.
  • Sueño más reparador.

Sea moderadamente desconfiado:

No deposite su total confianza en nadie a menos que esté completamente seguro del tipo de persona que es. El típico ejemplo es el de alguien que le trata con extrema simpatía sin apenas conocerle de nada y que, de algún modo, logra mantener una sonrisa constante en su rostro. Ésto no significa, por supuesto, que se trate de un psicópata, pero lo más prudente sería desconfiar, al igual que lo sería en cualquier otro caso, a menos que tenga una buena razón para no hacerlo.

Volver arriba.

CONSECUENCIAS DEL ACOSO LABORAL


Consecuencias para el trabajador

El acoso laboral puede tener efectos muy negativos sobre la salud física y mental de la víctima. Entre las consecuencias negativas para el acosado encontramos las siguientes:

  • Trastorno de Estrés Postraumatico (TEPT).
  • Mayor riesgo de padecer Sindrome de Burnout.
  • Depresión e incluso suicidio en los casos más graves.
  • Menor realización personal.
  • Adicciones.
  • Mayor riesgo de sufrir un accidente o cometer errores críticos en el trabajo.
  • Posibilidad de conductas violentas.
  • Mayor propensión a sufrir enfermedades psicosomáticas.
  • Aislamiento social.

Por otra parte, debido al estrés laboral que provoca el mobbing en el trabajador, se pueden producir otras consecuencias negativas asociadas a dicho estrés.

Consecuencias para la empresa

Las consecuencias negativas del mobbing se extienden más allá de la víctima y pueden afectar gravemente el rendimiento de la empresa de las siguientes formas:

  • Menor productividad y competitividad.
  • Aumento del absentismo laboral, bajas por depresión, etc.
  • Posibilidad de problemas legales, (por ejemplo si no existen protocolos de actuación).
  • Aumento de la rotación del personal.
  • Aumento del riesgo de accidentes laborales.

Volver arriba.

TEST DE MOBBING


Si cree que puede estar siendo víctima de acoso laboral, realizar un test online puede ser una buena forma de salir de la duda antes de actuar. Hemos seleccionado el siguiente test debido a su sencillez. Además es gratis y sin registro. Consta de 33 preguntas y puede realizarse totalmente online:

Realizar el test.

Volver arriba.

OTRAS FORMAS DE LLAMARLO


A menudo la gente se refiere al acoso laboral como:

  • Mobbing.
  • Mobbing laboral.
  • Bossing (cuando el acosador es el jefe).
  • Mobbing inverso o reverso (cuando los acosadores son los subordinados).
  • Acoso en el trabajo.
  • Acoso moral en el trabajo.
  • Bullying laboral.
  • Hostigamiento laboral.
  • Maltrato laboral.
  • Violencia laboral.
  • Persecución laboral.
  • Terror psicológico laboral.
  • Psicoterror laboral.

Volver arriba.


Web del Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática, institución dedicada al diagnóstico, tratamiento, investigación y difusión sobre diversos campos, incluyendo trastornos psicológicos, dificultades de adaptación o trastornos médicos funcionales. El siguiente enlace, da acceso a una sección con interesantes artículos y trabajos en pdf sobre el mobbing o acoso laboral:

Ir al recurso en psicoter.es

Web muy completa sobre todo lo relacionado con el mobbing, incluyendo recursos para hacerle frente y la definición de diferentes aspectos sobre este tipo de acoso:

Ir al recurso en elmobbing.com

Otra web con recursos sobre el mobbing, que incluye una infografía sobre el perfil del acosador y la víctima, además de algunos recursos para combatirlo:

Ir al recurso en citapreviainem.es

Algunos vídeos recomendados sobre el acoso laboral:

Taller sobre Acoso Laboral realizado por Iñaki Piñuel, psicólogo, profesor y escritor reconocido internacionalmente por sus investigaciones sobre el acoso laboral:

Ver taller sobre Acoso laboral del profesor Iñaki Piñuel (Youtube)

El mobbing como síndrome de estrés, interesante conferencia sobre acoso laboral realizada por Luis de Rivera, Doctor en Medicina y Especialista Certificado en Psiquiatría, reconocido internacionalmente por sus investigaciones y trabajos relacionados con diversos campos de la mente humana:

Ver conferencia sobre mobbing del Dr. Luis de Rivera (Youtube)

Acoso Laboral - ¿Que hacer cuando lo sufrimos?, entrevista al abogado laborista especializado en mobbing Daniel Tort:

Ver entrevista con el abogado Daniel Tort (Youtube)

Cómo Superar las Burlas - Las Burlas no me Afectan, es un interesante vídeo con algunos consejos muy acertados sobre cómo aprender a ignorar las burlas y los desprecios de los acosadores:

Ver video sobre cómo superar las burlas (Youtube)

Volver arriba.

Volver a inicio.