La salud de los bebés es mejor cuando la tasa de paro es alta

El controvertido estudio, publicado en la serie Working Papers de la Barcelona Graduate School of Economics (BGSE) y realizado por la profesora Libertad González-Luna, del departamento de Economía y Empresa de la Universitat Pompeu Fabra (España), en colaboración con la investigadora Ainhoa Aparicio Fenoll, del Collegio Carlo Alberto de Turín (Italia), pretendía analizar los efectos de la crisis económica en la salud de los recién nacidos.

Para ello, utilizaron la Encuesta de Población Activa de España (EPA) para calcular las tasas de desempleo de las diferentes provincias entre los años 1980 y 2010, y posteriormente obtuvieron datos estadísticos sobre diversas variables relacionadas con la salud de los recién nacidos (peso, nacimientos prematuros, mortalidad).

Para sorpresa de muchos, dicho estudio encontró que en épocas de recesión económica, los bebés presentaban unos mejores niveles de salud.

Tal y como explica Gonzáles-Luna: "esto no se debe a que el tipo de mujeres que tiende a tener hijos más sanos tenga una mayor probabilidad de tener hijos en épocas de desempleo alto. En nuestro trabajo encontramos que, incluso comparando los hijos de una misma madre, aquellos que nacen en épocas de recesión económica nacen más sanos que sus hermanos que nacen en épocas de bonanza ".

Tal y como señalan desde la UPF :“La salud de las mujeres puede verse perjudicada si niveles de renta más bajos se traducen en una peor nutrición, o también a causa de un aumento en los niveles de estrés. Aunque, por otra parte, una reducción en las tasas de empleo podría redundar positivamente en su salud si se traduce en más "tiempo para cuidarse", más comidas caseras, más ejercicio, más visitas al médico, o menos estrés laboral”.

Además, analizando los datos arrojados por la Encuesta Nacional de Salud, las autoras del estudio encontraron que en aquellos periodos con mayor tasa de paro, las mujeres en edad de concebir, presentan en general un mejor estado de salud, duermen más, beben menos alcohol y tienen un IMC (Índice de Masa Corporal) menor (puede calcular el suyo aquí), lo que repercute positivamente en la salud de los recién nacidos.

(Fuente:UPF)

Volver a Ciencia y Estrés.

Volver a inicio.

Volver arriba.