El impresionante cambio que el estrés produce en nuestro rostro

El estrés puede cambiar nuestra apariencia de modo increíble

Sequedad y flacided de la piel, aparición prematura de canas o aumento del tamaño de la mandíbula, son sólo algunos de los efectos que según un reciente estudio, en el que contribuyó el periódico Daily Mail , el estrés provoca en el rostro de quienes lo padecen.

Hace algunos años ya vimos los cambios que determinadas drogas, como la meta anfetamina (conocida en inglés como crystal meth o meth), provocaban en sus consumidores con el paso de los años.

Multitud de estudios ya habían relacionado factores poco saludables, como el consumo de drogas, la falta de sueño o el estrés con una mayor probabilidad de sufrir trastornos de salud, sin embargo, hasta ahora no se habían analizado los cambios que el estrés (la epidemia del siglo XXI según la OMS), provoca en el rostro de quienes lo sufren.

El objetivo de la periodista británica Anna Magee fué el de analizar qué daños produce el estrés en el rostro en un plazo de 10 años. Para ello, contó con la ayuda de Auriole Prince , experta forense en simulaciones de envejecimiento y antigua empleada del FBI, que le proporcionó un software de simulación, en el que tras introducir algunos parámetros, pudo obtener una imágen de su rostro futuro, suponiendo que se mantuviera bajo el mismo nivel de estrés que en la actualidad. El resultado fue simplemente impresionante:

Como podemos apreciar, los daños que el estrés podría provocar en su rostro son muy contundentes: flacided, manchas en la piel, canas prematuras...

La repercusión del estudio publicado por el Daily Mail fue tal, que se propuso a sus lectores realizar la misma prueba y ver qué aspecto tendrían dentro de 10 años, con resultados igualmente sorprendentes:

Cualquiera que lo desee, puede ver cómo será su rostro dentro de 10 años, según diferentes factores como el estrés, el consumo de tabaco y alcohol o la calidad de su sueño en la página de changemyface.

Magee recomienda a todos aquellos que no quieran verse reflejados en tan abrumadora imágen, empezar a dejar de preocuparse por los problemas sin importancia del hogar, no llevarse los problemas del trabajo a casa y abandonar de una vez por todas los malos hábitos, además de llevar una alimentación saludable y practicar ejercicio de modo regular. Todo ello nos ayudará a minimizar el riesgo de padecer:

  • Canas prematuras.
  • Brotes de Acné.
  • Envejecimiento acelerado.
  • Aumento de las bolsas de los ojos.
  • Aumento del tamaño de la mandíbula (como efecto de estar continuamente apretando o rechinando los dientes, algo conocido como bruxismo).
  • Sequedad y menor luminosidad de la piel.
  • Flacided de la piel.
  • Enrojecimiento de la piel y aparición de manchas.

(Fuente: Daily Mail)

Volver a Ciencia y Estrés.

Volver a inicio.

Volver arriba.