¿Es el estrés contagioso?

Un equipo de investigadores del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y del Cerebro Humano de la ciudad de Leipzig y la Universidad Técnica de Dresde (Alemania), han descubierto que visualizar a otras personas en situaciones de estrés (aunque sea a través de una pantalla de televisión) puede ser altamente contagioso para el observador.

Los investigadores revelaron que encontrarse cerca de una persona estresada (o visualizarla), ya fuera conocida o desconocida, tenía la capacidad de aumentar los niveles de estrés del observador de un modo científicamente cuantificable.

“El hecho de que pudiéramos medir este estrés empático bajo la forma de un significativo aumento hormonal fue algo asombroso”, afirmó Veronika Engert, una de las autoras del estudio.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores llevaron a cabo un experimento en el que un primer grupo de estudio fue sometido a un test aritmético y a una entrevista personal, con objeto de aumentar sus niveles de estrés. Por otra parte, se dividió un grupo de 211 personas en dos grupos de observadores; por un lado aquellos que observaron a los individuos sometidos a estrés a través de un cristal con espejo en una de sus caras, y por otro aquellos que observaron los acontecimientos en una pantalla de televisión.

Como era de esperar, un 95% de los participantes a los que se indujo estrés directo mostró a su vez un incremento de la principal hormona relacionada con el mismo (el cortisol ). Sin embargo, también se encontró que un 30% de los sujetos que observaron a través del espejo y un 26% de aquellos que lo hicieron a través de la pantalla también mostraban un incremento significativo de dicha hormona.

Tal y como señala V. Engert: “Incluso aquellos programas o series de televisión que muestran a gente sufriendo pueden inducir ese estrés en los espectadores. El estrés es potencialmente muy contagioso”.

(Fuente: Time)

Volver a Ciencia y Estrés.

Volver a inicio.

Volver arriba.