El estrés y la depresión podrían reducir el tamaño de nuestro cerebro

Ya hemos hablado de que la depresión es una de las consecuencias del estrés laboral. Pues bien, según un estudio publicado en la revista Nature Medicine, a cargo de un equipo de investigadores de la Universidad de Yale (EEUU), el estrés crónico y la depresión, podrían causar la pérdida de volumen cerebral en aquellos que los padecen, debido a un menor número de conexiones neuronales (sinápsis). lo que estaría relacionado con alteraciones cognitivas y emocionales. La novedad del estudio se encuentra en el por qué.

Hasta ahora la ciencia sabía que el estrés y la depresión podían reducir el número de conexiones neuronales del cerebro, reduciendo su tamaño y su peso, sin embargo, los investigadores norteamericanos han encontrado que el responsable de ésto es un “ interruptor genético” denominado GATA1. Al parecer, al activarse dicho interruptor, se reprime la expresión de varios genes necesarios para la formación de nuevas conexiones neuronales, lo que contribuye a una pérdida de masa cerebral en el córtex prefrontal, área del cerebro encargada entre otras cosas de la personalidad, la persecución de las metas personales y el autocontrol.

“Queríamos comprobar la idea de que el estrés provoca la pérdida de conexiones neuronales en humanos”, Ronald Duman, junto con el resto del equipo que llevó a cabo la investigación, analizó los cerebros de multitud de donantes fallecidos y descubrió que aquellos individuos que tenían un historial depresivo, presentaban un menor nivel de activación de los genes que intervenían en la formación de nuevas conexiones en el cerebro.

Tal como puede apreciarse en las fotografías, en aquellos casos en que el “ interruptor” GATA1 se encuentra activo, el número de conexiones neuronales es considerablemente menor.

R. Duman se muestra optimista sobre GATA1, y afirma que es posible que este descubrimiento permita en un futuro diagnosticar de modo preciso a aquellas personas predispuestas genéticamente a sufrir depresión. Además, podría suponer un importante avance a la hora de desarrollar nuevos medicamentos para tratar este mal.

(Fuente: Europa Press)

Volver a Ciencia y Estrés.

Volver a inicio.

Volver arriba.