El estrés laboral aumenta con el uso del correo electrónico

Así es, según un estudio realizado en la Universidad de Loughborough (Reino Unido), el uso del correo electrónico por parte de los trabajadores aumenta sus niveles de estrés laboral.

Los investigadores, liderados por el profesor Tom Jackson, exploraron el impacto psicológico y fisiológico que el uso del “email” tenía sobre los empleados; para ello, realizaron un seguimiento a 30 funcionarios, midiendo su tensión arterial, ritmo cardíaco y niveles de cortisol. Además, durante la duración del experimento, los participantes tuvieron que rellenar un diario en papel sobre sus experiencias, que posteriormente fue analizado por los investigadores.

El estudio encontró picos en los niveles de estrés de los empleados, cuando leían correos electrónicos o los enviaban (compartían dicha información), que fueron detectados gracias al aumento de los niveles de cortisol y de presión sanguínea. Por otra parte, los empleados se mostraban menos estresados cuando redactaban un email o recopilaban la información necesaria para hacerlo.

El estudio también encontró que lo que más molestaba a los trabajadores era recibir correos irrelevantes, que exigían una respuesta inmediata o que les distraía de actividades importantes que estaban realizando en ese momento. Los participantes también mostraron quejas con respecto a los problemas de comunicación por una mala interpretación o la tendencia a culpar a terceros o evadir las responsabilidades. En cuanto al lado positivo, los empleados se mostraban satisfechos cuando recibían emails oportunos, en respuesta o de agradecimiento por el trabajo realizado.

T. Jackson, puntualiza que el uso del correo electrónico en el trabajo no genera más estrés que otros tipos de comunicación, como el teléfono o las clásicas reuniones grupales: “ este estudio ha demostrado que el uso del corrreo electrónico causa más estrés en comparación con no hacer uso de él. Sin embargo, si el correo electrónico se compara con otras formas de comunicación – que también fueron contempladas en el estudio- el email no es peor que el resto”.

Para Jackson, el correo electrónico no es el verdadero problema del estrés laboral, sino la cantidad diaria que el trabajador recibe: “el cerebro sólo puede encargarse de ocho a doce tareas a la vez y si el empleado no puede finalizarlas, comienza a sobrecargarse y a fatigarse”. Por ello, propone limitar el número de ocasiones en las que el trabajador revisa su correo a unas pocas al día. Además, Jackson señala el auge de los denominados smartphones (que permiten tener localizado al trabajador las 24 horas del día) como otra de las causas del estrés laboral.

(Fuente: The Telehgraph)

Volver a Ciencia y Estrés.

Volver a inicio.

Volver arriba.