Combatir el estrés laboral con Tai Chi y Qigong

La tesis doctoral, presentada por Jesús Carrillo Vigueras en la Facultad de Enfermería de la Universidad de Murcia (España), ha demostrado que el Taiji Quan (Tai Chi) y el Qigong son excelentes alternativas para controlar el estrés laboral.

Según el autor, estas prácticas orientales ayudan a combatir el estrés laboral de modo notable en el corto y medio plazo, notándose mejoras significativas en la salud física y mental de quienes lo practican.

Para la investigación, liderada por los profesores M. Dolores Flores Bienert, Gregorio Vicente Nicolás y Manuel Gómez López, se escogió a un total de 458 empleados públicos con altos niveles de estrés laboral percibido, que fueron sometidos a un curso teórico-práctico de un mes de duración en el que se les instruyó en la práctica de estas actividades. Tras dicho curso mejoró sustancialmente su salud mental y bajaron sus tasas de estrés laboral de modo notable.

Entre las conclusiones del estudio, se encuentran las altas cotas de estrés laboral que padecen los empleados públicos y cómo aquellos que desarrollaban hábitos de vida saludables lo reducían de modo importante (incluso aquellos que hasta entonces llevaban una vida sedentaria). También encontraron evidencias que muestran que las mujeres son más propensas a sufrir estrés laboral y les afecta de un modo más intenso, debido entre otras causas al estrés extra que supone dedicarse a las labores domésticas al llegar a casa.

Además, la investigación sugiere utilizar el Tai Chi y el Qigong como método de prevención del estrés laboral, minimizando sus consecuencias y ayudando a reducir el coste sanitario que este mal provoca en la Administración Pública.

Según afirma Jesús Carrillo, la elección del Tai Chi y el Qigong frente a otras actividades no fue producto del azar, sino que se basó en sus características especiales, en las que la respiración, la relajación y la no competitividad las convertían en candidatas ideales para este estudio.

(Fuente: Europa Press)

Volver a Ciencia y Estrés.

Volver a inicio.

Volver arriba.