Alimentos prebióticos para combatir estrés, ansiedad y depresión

No es algo inusual, que alguien que padece estrés, también sufra de ansiedad o depresión. Los síntomas y las causas de estos trastornos son bien conocidos por los investigadores, sin embargo, los mecanismos involucrados en su tratamiento no están tan claros. Muchos medicamentos alivian los síntomas, pero no solucionan el problema, mientras que los diferentes técnicas y tratamientos psicológicos parecen tener una eficacia limitada que varía de una persona a otra.

Una nueva y poco ortodoxa vía de investigación se ha abierto camino en la búsqueda de una solución definitiva a este tipo de desórdenes mentales: ¿podrían las bacterias que viven en nuestro intestino guardar relación con nuestra salud mental? Según un nuevo estudio publicado por investigadores británicos, la respuesta podría ser afirmativa.

Algunas investigaciones ya habían mostrado las primeras evidencias en esta dirección, sin embargo, son muchos los científicos que aún se resisten a aceptar esta hipótesis como algo concluyente e incluso sus propios autores invitan a tomar estos resultados con cautela.

Este nuevo estudio ha demostrado que el consumo de alimentos prebióticos o " promotores de vida" (que aumentan el crecimiento y la actividad de varias bacterias beneficiosas que habitan en nuestro intestino) ayuda a combatir los ataques de ansiedad y la depresión, ambas íntimamente relacionadas con el estrés.

Para ello, los investigadores realizaron un seguimiento de 45 personas sanas, con edades comprendidas entre 18 y 45 años, a las que se dividió en 2 grupos. El primer grupo ingirió un alimento prebiótico cada mañana, durante 3 semanas, mientras que el segundo grupo, hizo lo mismo con un placebo.

Al final del estudio, se realizó una prueba computerizada a los participantes para determinar sus respuestas emocionales frente a palabras positivas y negativas, encontrándose que aquellos que habían estado tomando prebióticos se centraban más intensamente en los estímulos positivos y prestaban menos atención a los negativos. Dicha diferenciación no se produjo en el grupo que estuvo tomando el placebo.

Dicho efecto, también ha sido observado en pacientes que toman medicamentos contra la ansiedad o la depresión, por lo que el estudio sugiere que la ingesta de alimentos prebióticos podría tener un efecto similar en éste sentido, ayudando a mantener bajo control síntomas clave de estos trastornos.

Además, los niveles de cortisol (hormona estrechamente relacionada con el estrés), presentes en la saliva, eran significativamente menores en el grupo prebiótico , lo que sin duda se tarta de un descubrimiento sorprendente.

Los investigadores se muestran no obstante muy prudentes respecto a los resultados arrojados, ya que a pesar de la clara evidencia experimental que relaciona la flora bacteriana presente en el intestino con el estado de salud mental de la persona, aún no se conocen los mecanismos relacionados en este proceso y se hace necesario profundizar en ello mediante la realización de más estudios.

Una de las hipótesis que se manejan respecto a los mecanismo de acción de dichas bacterias, sería que actúan reforzando el sistema inmunológico, lo que a su vez repercutiría en beneficio de la salud mental.

(Fuente: Livescience)

Volver a Ciencia y Estrés.

Volver a inicio.

Volver arriba.