TIPOS DE ESTRÉS LABORAL

En función de las consecuencias del estrés laboral:

Podemos distinguir dos tipos de estrés laboral en función de las consecuencias (positivas o negativas) que tiene sobre el trabajador. No obstante, es importante subrayar que no todos los tipos de estrés afectan por igual a los empleados, de este modo, nos encontraremos con factores que generan estrés en unas personas y apenas afectan a otras.

El médico e investigador de orígen astrohúngaro Hans Selye (1907-1982), considerado el padre de la investigación sobre el estrés, fue el primero en establecer una distinción entre estrés positivo y estrés negativo, refieriéndose a ellos como eustress y distress respectivamente, que han sido adaptadas al español como eustrés y distrés.

Eustrés (estrés positivo o beneficioso)

La palabra original en inglés ("eustress"), se conforma mediante el prefijo griego "eu" (bueno, agradable) + stress, por lo que la traducción al español sería algo así como "estrés bueno o agradable".

El eustrés se produce como una respuesta eficaz al estrés por parte de nuestro organismo, que se prepara para hacer frente a situaciones nuevas o que requieren un mayor nivel de atención. Se trata de la situación ideal, ya que mantiene alerta nuestro organismo, pero sin forzarlo en exceso.

Este tipo de estrés laboral resulta beneficioso, ya que aumenta nuestras capacidades, nos motiva, y nos hace más productivos.

Algunos ejemplos de eustrés en el puesto de trabajo:

  • Disfrutar de nuestro trabajo.
  • Aprender algo nuevo que nos resulta interesante.
  • Resolver un problema sin bloquearse ni agobiarse.
  • Ser capaz de gestionar los conflictos interpersonales.

Distrés (estrés negativo o perjudicial)

Ejemplo de estrés laboral crónico

Este tipo de estrés se da cuando el organismo reacciona de modo inadecuado o excesivo al estrés. Puede darse ante situaciones estresantes que superan nuestras capacidades o ante sucesos estresantes que se repiten de modo prolongado y repetitivo en el tiempo. Cuando alguien dice que está estresado, en realidad se refiere a que está experimentando distrés.

Se trata de un tipo de estrés laboral perjudicial para el organismo y que reduce notablemente nuestro rendimiento, por lo que es conveniente aprender a manejarlo correctamente.

Algunos ejemplos de distrés en el puesto de trabajo:

  • Ser víctima de acoso laboral.
  • Sobrecarga de tareas.
  • Discusiones frecuentes entre compañeros de trabajo.
  • Exposición a quejas de clientes enojados.
  • Jornadas laborales demasiado largas.
  • Exposición a ruidos molestos.

Además, la exposición a altos niveles de distrés en el puesto de trabajo de modo repetitivo y continuo puede hacer que una simple situación de distrés se convierta en estrés crónico, una situación mucho más grave que puede llegar a incapacitar física y mentalmente al trabajador, como sucede en el Síndrome de Burnout.

En función de la duración y el alcance del estrés laboral:

Estrés laboral esporádico y de corta duración

Por otra parte, el Doctor Oscar E. Slipak (Revista Alcmeon, número 4, 1996) distingue dos tipos de estrés laboral en función de la duración y el alcance de las situaciones o factores estresantes, a los que denomina estrés laboral episódico y estrés laboral crónico.

Volver arriba

Volver a inicio